jueves, 29 de septiembre de 2016

Archivos de un espionaje en Democracia




 
 
 
Walter Pernas, dijo que los gobiernos conocen desde 2007 las actividades
 de espionaje, ya en democracia, a políticos y otros actores sociales de
 militares y exmilitares vinculados a la dictadura.

Las 
actividades que se confirman tras la incautación y análisis del los 
archivos del exmilitar Elmar Castiglioni eran conocidas por la ministra 
de Defensa del primer gobierno del FA, Azucena Berruti, dijo el analista
 y afirmó que la secretaria de estado había informado al presidente 
sobre el tema. 

Pernas sostuvo que el manejo de los gobiernos del
 Frente Amplio del tema de los archivos de inteligencia de la dictadura 
fue “erróneo”. 
 
 
 
 
http://www.radiouruguay.com.uy/innovaportal/file/92394/1/8a10_160906_pernas.mp3
 
 
La historiadora y docente del Área de Investigación Histórica del 
Archivo General de la Universidad de la República, Isabel Wschebor, dijo
 en Rompkbzas que el material recopilado en los llamados "Archivos  
Castiglioni" ocupan 65 cajas y si se desplegaran ocuparían unos 500 
metros lineales. 
 

.
El 3 de octubre de 2015, la Justicia allanó el domicilio del fallecido coronel retirado Elmar Castiglioni. Allí se incautaron decenas de cajas con documentos, siendo una parte sustantiva del archivo militar del período de dictadura que hasta ahora había sido inubicable.

El coronel Castiglioni, exoficial de inteligencia, exdocente del Calen, murió el 19 de setiembre del año pasado. Esta incautación se suma a otra realizada en el primer gobierno de Tabaré Vázquez por orden de la entonces ministra de Defensa, Azucena Berrutti, quien en una unidad militar ubicó algo más de 1.000 rollos de microfilmaciones con archivos de la dictadura.

Wschebor dijo que el trabajo realizado con estos archivos "fueron para la jueza (penal Beatriz Larrieu), y quedó en manos de ella. Trabajamos en la máxima reserva posible".

"En principio por el que nos llamaron fue para investigar los crímenes de lesa humanidad en dictadura. Existen dudas sobre dónde está esa información", dijo Wschebor.

De los documentos incautados surge que la inteligencia militar mantuvo un sistema de espionaje sobre personalidades políticas, partidos políticos, sindicatos y organizaciones sociales durante todo el período que va desde 1985 hasta, por lo menos 2009 (aunque la fecha es tentativa), aplicando los mismos criterios de la dictadura.

El Ejército admitió que el coronel Elmar Castiglioni pudo haber acumulado "mucha información" por su pasaje por la Dinacie, pero si actuó como espía y en democracia es un hecho "grave" aunque sin relación alguna con el Ejército.

Altas fuentes militares aseguraron en su momento a La República que Castiglioni, vocero del Foro Libertad y Concordia, tenía capacidad para analizar información pero dudan que fuera capaz de montar "un servicio de inteligencia paralelo".

La investigadora comentó que desde "hace 10 años atrás estaba naturalizada entre los investigadores la idea de que había que tomar fuentes orales porque no existían archivos. En la última década se han detectado numerosos documentos que fueron archivados por el estado y que dan cuenta de las cosas investigadas por el estado durante la dictadura".

De los documentos que analizó del período dictatorial, "han aparecido documentos donde se decía que no se organizaron marchas contra la dictadura. En la clandestinidad hubo manifestaciones que fueron requisadas y censuradas por las fuerzas del orden. Evidencian aspectos que eran imposibles de estudiar. Esta documentación detectada a lo largo de los años demuestra cómo el estado persiguió a las personas. Estas investigaciones siguieron pese a que el régimen se terminó", indicó.

Finalmente, Wschebor dijo que "los archivos son unos 500 metros, problemas que pueden tener solución. En otros países, esto no es nada. En Francia ponían fuertes militares para guardar 4 o 5 kilómetros de fotos y documentos".




http://www.espectador.com/sociedad/341773/archivos-de-un-espionaje-en-democracia






Encuentro de torturadores

Dicen que son víctimas de perversidades y rencores, despreciados por la sociedad.


Fuerte rechazo a reforma de privilegios en la caja militar

>>> V Encuentro Nacional de Retirados Militares 

Cnel. (R) Ruben Hartmann: "Por ahora comenzamos a volver"




Martes 27 • Septiembre • 2016

 Militares retirados recurrirán a la Justicia si se concreta un nuevo impuesto a sus jubilaciones
“¡Firmes y dignos! ¡Siempre firmes y dignos!”, exclamó el coronel retirado Hebert Fígoli en la explanada de la Piedra Alta, en Florida, ante más de 1.000 personas que se reunieron en el quinto encuentro nacional de retirados militares. La exhortación parafraseaba el lema del propio encuentro, cuya recepción tuvo discursos poblados de enfáticos enunciados, enérgicas menciones a la patria, mayestáticas referencias a José Gervasio Artigas, y algunos apuntes sobre lo perenne de la actividad militar “más allá de nuestra situación de revista”. También sirvió para enviar un saludo a “los camaradas retirados que, por el fatalismo agrio de mezquinas circunstancias en que les tocó servir, hoy se encuentran privados de su libertad”, tal como lo hizo el coronel Ruben Hartmann, uno de los anfitriones. Hartmann, que con ese saludo, dijo, buscaba “cierto paralelismo” con un acto de desprendimiento que Artigas tuvo para con los “orientales prisioneros en la isla de Cobras, en Río de Janeiro”, cerró su discurso con un misterioso agregado: “Muchas gracias y, por ahora, empezamos a volver”.
En voz alta
Aunque oficialmente el encuentro se produjo para reunir a retirados militares “sin distinción de fuerzas, jerarquías ni generaciones” y para homenajear a Artigas en el mes de “su paso a la inmortalidad”, en los hechos, el discurso central -el de Fígoli- se enfocó en la eventual reforma del Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas (FFAA), “la una y mil veces mal llamada Caja Militar”. El énfasis fue puesto sobre la eventualidad de un nuevo impuesto a los retiros y pensiones, que sería progresivo y con un mínimo imponible cercano a los 30.000 pesos.
Fígoli explicó que él “lidera” un equipo de retirados de las Fuerzas Armadas, conformado “en acuerdo con el comandante en jefe del Ejército para el análisis de la seguridad social militar”. El equipo, que “ha mantenido fluida comunicación con el jefe del Estado Mayor de Defensa y los comandantes en jefe de las tres fuerzas, enterándolos de lo actuado”, entiende que la cristalización de la que “eufemísticamente, como nos tienen acostumbrados, llamarían prestación pecuniaria coactiva de asistencia al servicio de retiros y pensiones de las FFAA” significaría “un doble impuesto, de carácter confiscatorio, ya que en algunos casos puede significar 50% del haber de retiro o pensión”. “Nuestros asesores jurídicos nos han explicado que viola el principio de igualdad contemplado en la Constitución de la República. Afecta claramente derechos adquiridos y resulta discriminatorio, ya que el servicio de retiros no es el único sistema que recibe asistencia financiera del Estado. Que quede claro lo que digo: recibe asistencia financiera, pero el servicio de retiros no es deficitario, como algunos insistentemente expresan. ¿Por qué sólo a nosotros nos quieren poner un doble impuesto, si todo el sistema de seguridad social tiene asistencia financiera del Estado?”.
Fígoli convocó a los retirados militares a “defender sus justos, legítimos y merecidos derechos”, a que “sean voceros en cada barrio o localidad”, y “rectifiquen conceptos erróneos que maliciosamente se tratan de imponer. No es momento de quedarnos callados”. “En forma clara y contundente, unidos nos haremos escuchar. ¡Firmes y dignos! ¡Siempre firmes y dignos!”. Aseguró además que “si los futuros cambios se orientan a contar con fuerzas armadas altamente entrenadas, equipadas y con dignas remuneraciones, bienvenido sea. Pero si los futuros cambios pretenden erosionar nuestras fuerzas armadas y dañar nuestros derechos, no permaneceremos impasibles”.
Luego dijo a los medios locales que, “en caso de que este nuevo impuesto se materialice”, los retirados realizarán “jurídicamente todas las acciones que corresponda desde el punto de vista de nuestra responsabilidad, de nuestros derechos y nuestra cultura cívica”, acudiendo a la Suprema Corte de Justicia, por entender que sería un impuesto inconstitucional.
Las diferencias
“Eso es para estudiarlo profundamente”, dijo Fígoli ante la consulta de la diaria sobre los montos que perciben los altos mandos retirados. Según publicó Brecha en junio de este año, “cientos de coroneles del Ejército y la Fuerza Aérea y capitanes de navío de la Armada cobran alrededor de 100.000 pesos de jubilación desde su retiro antes de los 55 años de edad”, y sin estar obligados “a cumplir un mínimo de 30 años de aportes ni tener 60 años de edad para retirarse: con 20 años de servicio pueden jubilarse y continuar trabajando en la actividad privada. Al jubilarse, la gran mayoría pasa a cobrar según el grado inmediato superior y el 100% del sueldo correspondiente”.
Según Fígoli, “cuando se habla de ese desfasaje [de esas jubilaciones militares frente a las demás] los invitaría a que vean lo que son no sólo las jubilaciones civiles, sino también los salarios de quienes están en actividad en organismos públicos, respecto de las Fuerzas Armadas. La base fundamental de nuestros activos, más del 80%, no llega a cobrar más de 15.000 pesos”. “Cuando se dice que altas jerarquías tienen haberes de retiro que son altos, tenemos que llevarlo a nuestra realidad, y es que hemos aportado religiosamente durante 40 o 45 años nuestro montepío”.
Política e ideológica
Según el equipo de trabajo de los retirados por el Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social, los militares “apoyamos a las finanzas del Banco de Previsión Social” con 28 millones de dólares anuales. “Hace nueve años que estamos pagando con dinero de nuestros propios retiros”, dijo. En el entendido de que “el servicio de retiros no es el único sistema que recibe asistencia”, y de que la creación del nuevo impuesto no reduciría esa asistencia mucho más allá de 10%, no se trata “de una medida financiera sino de una medida netamente política y de alto contenido ideológico”. Esto último, enfatizó, lo entiende así “el equipo de trabajo y es de aceptación por parte de nuestros camaradas”.




Habla Gabino de la Paz en Colombia




Gabino, el jefe máximo del ELN, le pide al presidente Santos no cerrar la puerta de negociación, la cual está estancada desde hace cuatro meses.









miércoles, 28 de septiembre de 2016

Reparar la Ley de Reparación


Por una ley reparatoria NO excluyente para víctimas de la dictadura


>>> Informe del Relator Especial sobre la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición, Pablo de Greiff.

.

>>> Prof Gerardo Caetano y Gastón Grisoni de Crysol











Un lugar en el mundo para Diyab

EEUU lo quiere muerto


Entrevista de El Muerto a Juan Ferreira de INDDHH